24 Octubre 2014
  • Facebook: nicolasgrullon
  • FeedBurner: accesosinlimites/yccV
  • Hi5: nicolasgrullon
  • Twitter: nicolasgrullon

 

 

Anuncio
Anuncio

MAS SALUD & VIDA

 

Anuncio
Salud y Vida

 

“La religión cristiana es solo para uno que necesita ayuda infinita. Esto es, para uno que sufre una angustia infinita”, escribió Ludwig Wittgenstein. Y añadió:
“A cualquier persona que se le concede en medio de su angustia, abrir su corazón en vez de contraerlo, acepta y recibe el sentido pleno de la salvación en su corazón”.
Nadie comprende a uno que sufre como lo hace Jesucristo, el Señor. Puede ser una dolorosa enfermedad, como ser atormentado por cosas cotidianas, como conseguir o mantener un empleo, o la simple interacción con alguna persona cercana. Estas son fuentes de tensiones y angustias para muchos. Ellos son exactamente quienes están más necesitados de recibir la sanación que trajo el Señor.
¡Qué difícil es, en cambio, ser cristiano para aquel que cree tenerlo todo y no necesitar ayudaÖ! El Señor dijo que era más fácil que un camello entrara por el ojo de una aguja.
Quienes tenemos algún tipo de mortificación en esta vida podemos contar con aquel que se acercó a leprosos, paralíticos y posesos. El dijo que había venido a sanar enfermos, y que los “sanos” no necesitaban de Él.
¡Qué lamentable situación la de aquel que se cree “sano”, y no siente necesidad de ayudaÖ!
Hoy vemos en el evangelio a dos personas muy conscientes de necesitar ayuda.
Una de ellas es Jairo, cuya hija de 12 años se estaba muriendo. Él se desplomó a los pies del Señor con su gran necesidad, y fue atendido inmediatamente.
La otra fue una pobre mujer que sufría hemorragias incurables durante 12 años.
Ella se acercó por detrás, y, sin que nadie lo notara, tocó el manto del Señor, pensando: “Si logro tocar tan siquiera su ropa, me curaré”.
Nadie se dio cuenta, excepto el mismo Señor, quien se detuvo, miró alrededor y preguntó: “¿Quién me ha tocado?” Y lo hizo “porque notó que una fuerza había salido de Él”.

 

Si el aire que respira en su lugar de trabajo tiene una cantidad excesiva de polvo, humo, gases, vapores o rocíos, usted puede tener riesgo de desarrollar una enfermedad pulmonar.
La mala ventilación, los espacios cerrados y el calor aumentan este riesgo. La contaminación del aire exterior también puede aumentar el riesgo de enfermedad pulmonar en personas que tienen trabajos que los exponen a substancias que pueden causar esta dolencia.
Existe un estudio denominado espirometría que se ocupa de medir varios aspectos de la función respiratoria y del pulmón. Se lleva a cabo utilizando un espirómetro, un dispositivo especial que registra la cantidad de aire que un sujeto inhala o exhala, así como la velocidad a la cual dicho aire se desplaza hacia fuera o dentro del pulmón.
De acuerdo con Erich A. Cohn-Lois, director general de Business Solutions Group, empresa de consultoría en el área de gestión humana, el objetivo es detectar precozmente posibles alteraciones y tomar medidas para la prevención y control de las enfermedades broncopulmonares ocupacionales.
Destaca que con los diagnósticos obtenidos en exámenes de ingreso se pueden implementar y desarrollar los programas de vigilancia epidemiológica de salud respiratoria en las empresas.
En el área laboral la espirometría es de suma importancia debido a que permite determinar si los factores de riesgo a los que se encuentran expuestos los trabajadores en su sitio de trabajo pueden estar deteriorando la función pulmonar, información necesaria para tomar medidas de prevención y protección respiratoria, dependiendo del cargo, el factor de riesgo y la fuente a la que están expuestos.
Riesgos
Los trabajadores que fuman tienen un riesgo mucho más alto de tener enfermedad pulmonar si en el lugar de trabajo están expuestos a sustancias que pueden causar enfermedad pulmonar.

 

 Los pacientes con  cáncer de pulmón con el gen EGFR (epidermal growth factor receptor), mutado tienen una noticia buena y otra mala. Este subtipo de tumor dispone de dos buenos fármacos dirigidos contra esa mutación concreta; en cambio, la enfermedad es capaz de generar resistencias y no es raro que pasado cierto tiempo dejen de responder al tratamiento.
Investigadores españoles acaban de descubrir una de las claves de esas resistencias. Erlotinib y gefitinib son dos fármacos que han cambiado la historia natural de un subtipo concreto de tumores de pulmón: aquéllos en los que el gen EGFR está mutado.
Se trata aproximadamente del 20% de todos los diagnósticos de cáncer de pulmón y es mucho más habitual en mujeres fumadoras, ex fumadores o pacientes que nunca han fumado.
Sin embargo, pese a las buenas respuestas iniciales a estos tratamientos, lo habitual es que hasta el 80% de los pacientes con sobreexpresión de EGFR acabe desarrollando resistencia a la terapia y su tumor vuelva a recaer pasado cierto tiempo.
Un equipo de investigadores españoles, liderados por el oncólogo Rafael Rosell, presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), acaba de publicar en la revista 'Nature Genetics' una investigación que explica qué mecanismos utiliza el tumor para escapar del control de los fármacos.
Gracias a la financiación de la Obra Social La Caixa, y en colaboración con equipos de EEUU y Corea del Sur, los investigadores del Instituto Catalán de Oncología descubrieron que los pacientes con EGFR mutado tenían además otros 21 genes 'hiperactivos'.
"Es como si al inhibir EGFR hubiésemos apagado un fuego, pero el incendio reaparece por otro foco", explica Rosell a ELMUNDO.es. Ese otro foco, AXL, es "primo hermano" de EGFR y se comporta asumiendo su mismo papel ("EGFR deja de funcionar y pasa el relevo a AXL, que actúa como un gen conductor del cáncer de pulmón"). "Hasta ahora era una proteína de superficie sobre expresada en algunos tumores, pero desconocíamos que podía ejercer ese papel como 'conductor'".
De hecho, explica, en el experimento se usaron algunos inhibidores de AXL experimentales y observaron que al 'apagar' este segundo foco, los tumores volvían a responder al tratamiento oncológico.

 

Si en alguna parte del cuerpo siente un calor abrasador, presenta edema, inflamación o cambios anormales en la piel, puede que padezca de gangrena. En “Regreso al edén”, de Jethro Kloss (Lotus Press, 2000), se explica que esta enfermedad causa que los tejidos suaves del cuerpo se descompongan y mueran, debido a la falta de oxígeno y sangre.
Además, muestra uno de los cuadros clínicos más claros y complejos de la medicina, según el cirujano general Félix Valdés Suero. Lesiones La gangrena depende de varios factores. Entre los más determinantes, Raziel Fernández Barrero, cirujano vascular y angiólogo, menciona el estado de salud general, el tipo de gangrena, su extensión y la herida promotora.
Por lo general, esta patología es causada por quemaduras severas o corrosiones por ácido, comenta Kloss. Los moretones o llagas, prosigue, pueden hacerse gangrenosos si no son tratados apropiadamente.
Zonas “Regreso al edén” indica que la gangrena es más frecuente en las extremidades por la arteriosclerosis. Cuando se reduce el tamaño de las arterias, el flujo normal de sangre disminuye o se detiene, y así –expresa– se altera la cantidad de sangre y oxígeno suplida a los tejidos.
Fernández Barrero externa que es más común en los pies que en las manos y que los tejidos lesionados tienden a liberar mioglobina u otras sustancias que pueden llegar a laserar el corazón y los riñones.
Asimismo, puede haber fiebre, dolor, incomodidad y afecciones graves, como un shock séptico. Los tejidos blandos de las áreas perianales, del tracto genital o gastrointestinal también son zonas susceptibles, sobre todo en cirugías.

Comer sano e hidratarse mucho son dos consejos válidos en cualquier fecha del año, pero en verano todavía más. Es por esa razón que es buena idea conocer cuáles son los vegetales que tienen mayor contenido de agua, para incluirlos con mayor regularidad en la dieta de estos días.
El experto en nutrición Ángel Gil Hernández comenta en su “Tratado de Nutrición: Composición y calidad nutritiva de los alimentos”, que el consumo de vegetales y frutas con alto contenido de agua, disminuye la densidad calórica media de la dieta, sin afectar la sensación de saciedad.
Los mejores
En los días de calor, ciertos alimentos son un respiro. Los mejores ejemplos son el pepino y el tomate, a los que se añaden otros como la tayota o la berenjena y por supuesto los vegetales de hojas verdes como la lechuga en sus distintas variedades, el berro, la espinaca, la acelga, el repollo y otros.
Incluir estos alimentos en la dieta es fácil pues, como indica Gil Hernández, benefician más en la medida en que se consumen crudos, pero esto no aplica en el caso de la tayota o la berenjena. De cocerlos o cocinarlos, sírvalos templados o refrigérelos.
En el caso de pepinos, tomates y los verduras de hoja, basta lavarlas y desinfectarlas bien, cortarlas y colocarlas sobre un tazón. Para complementarlas y hacerlas un plato completo, y no sólo una guarnición, añada productos como quesos frescos (feta o mozzarella), huevo hervido, salmón ahumado, frutos secos, fiambres o cualquier producto que no altere la frescura de los vegetales.
Ensalada griega
Ingredientes:
1/2 lechuga
8 tomates
2 pepinos
1 cebolla
2 lonjas queso feta gruesas
16 aceitunas negras deshuesadas
orégano, aceite y sal
Preparación:
Cortar los tomates en trozos. pelar y cortar los pepinos en rodajas y cortar muy finamente la cebolla. Limpiar la lechuga, cortar las aceitunas y hacer cuadritos el queso feta. Mezclar todo en un recipiente y aderezar con sal, aceite y orégano al gusto.
Ensalada Capresa
Ingredientes:
3 tomates de ensalada grandes y maduros
3 corazones de mozzarella medianos
Hojas de albahaca
Aceite de oliva, sal y vinagre balsámico al gusto
Preparación:
Cortar los tomates en rodajas de un centímetro. Cortar el queso en rodajas de un centímetro. Alternar en un plato las rodajas de queso con las de tomate. Trocear con las manos las hojas de albahaca para extraer su aroma y sabor. Sazonar con sal, aceite y vinagre al gusto.

"Cuando me levanto de la silla, se levantan conmigo diez veces más células bacterianas que humanas", dice Bruce Birren. Él es uno de los cientos de científicos estadounidenses que están elaborando el mayor mapa hecho hasta ahora de los microbios que viven dentro de nosotros.
Contenido relacionado Microbios, los mineros del futuro Hologramas para detectar bacterias Los humanos también somos microbios
El Human Microbiome Project (Proyecto del Microbioma Humano) ha catalogado muchas de las bacterias, virus y otros organismos que viven en contacto íntimo con nosotros.
No se trata de gérmenes que necesitan ser eliminados, sino de una parte fundamental de nuestro organismo, precisan los investigadores.
Hasta ahora conocíamos muy poco sobre los billones de microbios que habitan en nuestros cuerpos. Durante siglos, solo podíamos investigar los microbios que sobreviven en un laboratorio y estudiarlos aisladamente; a menudo solo de uno en uno. Pero con la mejora de las tecnologías que secuencian el ADN, el Proyecto del Microbioma Humano ha sido capaz de descubrir microbios que no habían sido vistos antes y observar cómo se comportan en comunidad.
"Bichos beneficiosos" ¿QUÉ HACEN LAS BACTERIAS? Los microbios nos permiten:
obtener energía de la comida. absorber las vitaminas. producir moléculas que combaten las inflamaciones. desarrollar nuestro sistema inmunológico. Buena parte de los resultados de este proyecto que comenzó hace cinco años han sido publicados en las revistas Nature y PLoS.
Los expertos de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. extrajeron muestras de microbios de más de 200 hombres y mujeres en buen estado de salud.
Y las pruebas mostraron que hay más de 10.000 diferentes tipos de organismos en el microbioma de un humano sano.

Anuncio
    Envia Mensajes