24 Noviembre 2014
  • Facebook: nicolasgrullon
  • FeedBurner: accesosinlimites/yccV
  • Hi5: nicolasgrullon
  • Twitter: nicolasgrullon

 

 

Anuncio
Anuncio

MAS SALUD & VIDA

 

Anuncio
Salud y Vida

 

Aunque parezca extraño las piedras del riñón, también llamadas cálculos renales o nefrolitiasis, son producidas en el cuerpo por sustancias que llegan a través de los alimentos que ingerimos. Es una enfermedad que afecta alrededor del 10 por ciento de la población general y el 80 por ciento de los enfermos corresponde al sexo masculino.
CAUSAS
La enfermedad se ve más en personas con un estilo de vida sedentario y que tienen una dieta rica en alimentos proteicos.  También sufren con mayor frecuencia de nefrolitiasis los que padecen de estreñimiento porque en éstos no se puede eliminar bien el ácido úrico que de manera fisiológica se excreta el 33 por ciento a través de las evacuaciones, entonces pasa de nuevo a la sangre y es llevado al riñón donde, en determinadas circunstancias, puede contribuir a formar piedras. 
Los cálculos renales afectan con mayor frecuencia a las personas que ingieren poca cantidad de agua.  Esto aumenta las posibilidades de que se produzcan cristales y éstos pueden constituir las piedras del riñón.  El exceso de calcio en la alimentación –leche, queso, mantequilla, carnes, frijoles y huevos-, el consumo de medicamentos elaborados con este mineral tan de moda hoy que se habla tanto de osteoporosis y que una gran cantidad de mujeres está tomándolos, puede aumentar el riesgo de sufrir nefrolitiasis.  De igual manera, el abuso del uso de vitamina C es capaz de producir piedras en el riñón.
Por otro lado, el aumento del consumo de refrescos de botella y otras bebidas gaseosas puede contribuir a que se incrementen los riesgos de formarse cálculos renales.
Hay personas que sufren de esta enfermedad porque tienen factores hereditarios que los predisponen a ella.  Muchos tienen un gen asociado de manera muy específica a trastornos del metabolismo del calcio. 

 

1. Si abrió, cierre.
2. Si encendió, apague.
3. Si conecto, desconecte.
4. Si desordeno, ordene.
5. Si ensucio, limpie.
6. Si rompió, arregle.
7. Si no sabe arreglar, busque al que sepa.
8. Si no sabe qué decir, cállese.
9. Si debe usar algo que no le pertenece, pida permiso.
10. Si le prestaron, devuelva.
11. Si no sabe cómo funciona, no lo toque.
12. Si es gratis, no lo desperdicie.
13. Si no es asunto suyo, no se entrometa.
14. Si no sabe hacerlo mejor, no critique.
15. Si no puede ayudar, no moleste.
16. Si prometió, cumpla.
17. Si ofendió, discúlpese.
18. Si no sabe, no opine.
19. Si opino, hágase cargo.
20. Si algo le sirve, trátelo con cariño.
21. Si no puede hacer lo que quiere, al menos quiera lo que hace.

 

Voy a darte unos consejos para mejorar la forma en la que te comunicas con tu hombre. Mi primer consejos, es que debes comunicar tus sentimientos y necesidades.
Sé que me vas a decir que no puedes ser honesta sobre lo que quieres o hablar de tus sentimientos con él, porque de seguro se enfada o se coloca distante de una y otra forma.
Si, esto tiene su verdad, pero la tiene en cierto paradigma.
¿Por qué te digo esto?
Por que lo que hacen la mayoría de las mujeres es guardar sus sentimientos y necesidades, a base del temor de que el hombre se enoje o se distancie.
¿Pero, que hace eso?
Esto es una bomba de tiempo…
¿Por qué lo digo?
Simplemente porque cuando ocurre una pelea, muchas mujeres e vuelven impulsivas y no se controlan, entonces ocurre algo “sumamente terrible”. Un error muy grande.
Ella suelta todas sus críticas, sus necesidades y sus sentimientos. Y el hombre responde sumamente irritado, enojado, no escucha, se irrita y se marcha.
Y la mujer queda con el concepto de: No puedo comunicar mis sentimientos y necesidades porque él se enoja, no me escucha y se marcha.
Quedan con la idea en sus mentes de que comunicar sus sentimientos es un error.

 

A menudo nos plateamos como descansar y recuperarnos después de un día estresante, pero lo más conveniente ben  estos casos es atajar el problema de raíz y evitar caer en una situación de estrés.
Si tenemos cuidado en la planificación de nuestra vida y eliminamos ciertos hábitos podemos eliminar gran parte de las causas que nos provocan estrés en nuestro día a día.
Una vida libre de estres es casi imposible. Este no es más que una respuesta a los retos de la vida y una vida sin retos es muy aburrida.. Sin embargo, creo que la mayoría de la tensión en nuestras vidas es innecesaria, y que pueden eliminarse mediante la adopción de algunos hábitos sencillos. Aunque estos no se pueden conseguir de la noche a la mañana, pero creo que el esfuerzo vale la pena.
Aquí damos 20 pautas de cómo eliminar el estrés de nuestra vida:
Identificar los factores estresantes. Este es el paso más importante de todo, conocer los factores que nos provocan el estrés es el primer paso para combatirlo. Toma 10 minutos para identificar lo que realmente te afecta durante el dia. ¿Qué acontecimientos de la semana te provocan estrés? ¿Qué actividades, personas o cosas te provocan estrés en tu vida? Haz una lista con las 10 cosas que más te estresan y decide cuales puedes eliminar o convertirlos en actios menos estresantes
Eliminar los compromisos innecesarios. Todos tenemos muchos compromisos en nuestra vida, comenzando con el trabajo, y siguiendo por compromisos sociales, familiares, de ocio, etc. Considere cada uno de ellos, la cantidad de estrés que proporciona, y el valor que usted obtiene de ellos. Intenta eliminar el máximo de actividades que te proporcionen estrés.

 

En el evangelio del día de hoy Jn 6, 1-15, Jesús nos demuestra que Él es el pan de vida, sobre todo que todo lo que tengamos puesto en sus manos puede ser utilizado para el bien común o de la mayoría. Al leer el pasaje, es posible que todos nos hayamos fijado en el milagro en que Jesús multiplicó los panes reflejando claramente que él es vida y que en su paso por la tierra vino a darnos esa vida abundantemente.
Ahora bien, yo pregunto: ¿Se fi jaron ustedes en la gran cantidad de personas que acudían a Jesús, pero de todas ellas, que seguramente tenían algo valioso que aportar, solo fue un joven que generosamente decide donar lo que tenia, es decir, cinco panes y dos peces? La generosidad de un joven puesta en las manos del que todo lo puede, es decir, Jesús, bastó para alimentar a una gran cantidad de personas.
Pregunto otra vez: ¿Estamos dispuestos a imitar a aquel joven poniendo todo lo que tenemos, todos los dones que Dios nos ha regalado, en las manos de Jesús, para que, utilizados por Él, se benefi cien muchos? Desde que hice mi Cursillo de Cristiandad, todas las mañanas, ya sea en el camino a la escuela con mis hijos, frente al Sagrario o simplemente en casa, le entrego al Señor este nuevo día que me regala y le pido que me acompañe en todo lo que haga, piense y sienta. Que yo pueda ser un puente entre Él y todas las personas que me rodean y que pueda reflejar a Jesús en todos mis actos, para que se den cuenta del gran amor que Dios tiene por cada uno de ellos.

 

La lluvia, el fenómeno atmosférico más deseado por la humanidad, trae consigo nuevos peligros producidos por la enorme contaminación de las ciudades. Un nuevo estudio realizado por varias agencias de Estados Unidos –entre las que se encuentra la Agencia de Protección Medioambiental- asegura que la lluvia que cae sobre las grandes ciudades arrastra hacia las corrientes de agua y la naturaleza un gran número de sustancias tóxicas. 
El estudio pone de manifiesto que la deseada lluvia puede poner en riesgo vidas humanas, la fauna y la naturaleza. Los contaminantes provienen de los camiones, automóviles, estaciones de energía ela y otras fuentes que generan un “depósito atmosférico” que se asienta en aparcamientos, tejados y carreteras, y que termina, cuando llueve, en las corrientes de agua y ríos.
La lluvia arrastra un gran número de productos químicos tóxicos como PCBs y PAHs; metales como arsénico, cobre, zinc , plomo y mercurio; nutrientes como el nitrógeno y fósforo; bacterias, pesticidas, petróleo, lubricantes y sedimentos. Estos metales y productos son cancerígenos para cualquier clase de organismo, incluidas las personas.
    Envia Mensajes