On Screen Facebook Popup by Infofru

Recibe las actualizaciones en Facebook. Haz clic en el botón debajo

Close

Salud y Vida

Las amígdalas y las adenoides son un tema recurrente en la salud de los niños. Que si duelen, que si se inflaman, que si hay que operarlas. ¿De qué se trata todo esto? Sigue leyendo para que aprendas más sobre las amígdalas y las adenoides y te enteres de cuándo y por qué hay que sacarlas.

Cuando Luisa oye la palabra amigdalitis, la asocia con una pesadilla. Su hijito de 7 años tiene infecciones recurrentes en las amígdalas (anginas) y ahora el médico le ha recomendado operarlo para sacárselas, pues todos los tratamientos para evitar que tenga infecciones no han sido efectivos.

No sólo el período puede provocarnos molestias intensas debajo del ombligo. Existen diferentes causas del dolor en la pelvis que nos pueden estar quitando el sueño. Algunas de ellas tienen más riesgos que otras, no todas se relacionan con el ciclo menstrual y pueden afectar a distintos órganos.

Casi todas las mujeres hemos experimentado lo que algunas llaman “dolor en los ovarios” cuando tenemos el periodo menstrual (la regla). Incluso, nuestro ciclo menstrual puede provocarnos molestias durante, antes y entre los períodos menstruales. Pero no por eso todos los dolores que suframos en el área de la pelvis necesariamente están relacionados con esto.

xA veces los ojos se irritan, arden y hasta pueden secretar (producir) sustancias espesas, de color blanco o amarillento. Las causas de la secreción y el ardor pueden ser variadas: desde infecciones hasta una basurita en el ojo. Aquí te contamos por qué puede ocurrirte y cuándo es necesario que acudas al especialista.

Una mañana, Delfina se despertó con los ojos cerrados: algo le impedía abrirlos. Se asustó tanto que empezó a llorar y a llamar a su mamá a toda voz. Luego de tranquilizarla, la mamá comenzó a quitarle las lagañas con un algodón humedecido en té húmedo, y al terminar llamó para pedir un turno urgente con el oftalmólogo (que es el médico especializado en los ojos).

Más tarde, el médico determinó que Delfina tenía una condición conocida como conjuntivitis, algo que en general no es grave aunque sí necesita tratamiento, como si fuera una gripe u otra enfermedad provocada por un microorganismo. En el caso de Delfina se debía a una bacteria.

Pero esa no es la única razón por la cual los ojos pueden ponerse llorosos, irritados y hasta secretar sustancias espesas de color amarillento o blancuzco. Algunas veces, por ejemplo, el ardor y la picazón en los ojos se deben a los contaminantes ambientales, como el humo indirecto del tabaco o el smog (niebla tóxica) ambiental.

Otras causas de la secreción y el ardor en los ojos:
Alergias, incluyendo las alergias estacionales (o fiebre del heno)
Infecciones provocadas por bacterias o virus, incluso la gripe y los resfriados pueden provocar ojos llorosos, rojos e irritados.
Irritantes químicos (como el cloro en una piscina o productos de maquillaje).
Conjuntivitis o conjuntivitis aguda, tal como tenía Delfina, que es una inflamación o infección de la membrana que recubre los párpados, denominada conjuntiva, que se produce principalmente por un virus o una bacteria.
Resequedad. A veces, los ojos también se irritan y lloran por la falta de la producción de las lágrimas necesarias para mantener la lubricación normal de los ojos o para eliminar partículas y cuerpos extraños. Aunque parezca contradictorio, a veces, cuando hay sequedad en los ojos se produce una sensación molesta que hace que el cuerpo produzca un exceso de lágrimas.
Presencia de un cuerpo extraño. Las molestas basuritas en los ojos pueden convertirse en un verdadero problema. Hay que evitar restregar el ojo o presionarlo para evitar lesionar la córnea, que luego puede causar problemas graves, como infecciones, entre otros. En estos casos, es frecuente que sientas ardor en el ojo y que llore ya que, justamente, producirá más lágrimas para tratar de eliminar el cuerpo extraño que se ha alojado en él.
Para calmar la irritación en todos los casos, puedes utilizar compresas de agua fría, colocadas suavemente sobre los ojos sin hacer presión ni frotar.

El oftalmólogo puede recomendarte el uso de lágrimas artificiales si es que tienes resequedad en los ojos. Si la causa es una alergia, te recetará gotas con antihistamínico u otro producto. En casos más severos hay otras medicinas de acuerdo a tu problema.

Lo que puedes hacer en casa para aliviar los síntomas:
Aplica compresas frías cuando sientas picazón o ardor.
Si la secreción ha formado una costra en el ojo, aplica compresas calientes para ablandarla. Lava los párpados delicadamente con champú de bebé para retirarla. Este tipo de champú no arde aunque caiga en los ojos.
Usa lágrimas artificiales de 4 a 6 veces al día (lee las instrucciones o sigue las indicaciones del médico). No uses ningún otro tipo de gotas si no te las ha indicado el médico, ya que pueden empeorar los síntomas. Para obtener un alivio mayor, refrigéralas para que refresquen más los ojos.
Si se trata de conjuntivitis, además de las gotas indicadas por el doctor, recuerda lavarte las manos con frecuencia y evita frotarte los ojos.
Ten en cuenta que el lagrimeo o la formación de lagañas es algo común, en especial por las mañanas. Pero cuando esos síntomas están acompañados de ardor, picazón e irritación del ojo, o cuando la secreción es más espesa y hasta hace que se peguen los ojos, entonces existe un problema que requiere que vayas con el especialista.

No dejes de consultar a un oftalmólogo cuando se presenten estos síntomas:
La secreción es espesa, verdosa o con pus.
Tienes dolor en los ojos y sensibilidad a la luz.
Notas que te ha disminuido la visión.
Los ojos son unos órganos que te permiten ver el mundo a todo color. ¡Cuídalos! Si empiezan a darte alguna señal de alerta, como ardor o secreción, actúa rápidamente para mantenerlos limpios y brillantes. Dicen que una mirada vale más que mil palabras. Que la tuya diga: estoy saludable y feliz.

Acceso: 

 

Durante las primeras semanas de embarazo, es normal tener un poco de nerviosismo y ansiedad porque todo marche bien con el bebé. Por eso, ante cualquier dolor o sensación extraña, es muy probable que te preocupes. Si has tenido cólicos o calambres en la parte baja del vientre en esos primeros días, puede tratarse de los cólicos por implantación del embrión. Aquí te cuento más sobre estos cólicos y cuando debes de preocuparte.

¿Has notado una sensación quemante en la lengua, los labios, el paladar o en la boca entera, aunque no hayas comido ningún alimento picante ni haya causas aparentes? Es posible que padezcas del síndrome de boca ardiente o síndrome de ardor bucal, una afección que ataca principalmente a las mujeres de mediana edad o mayores, pero que puede ocurrirle a cualquiera.


Una bolita en el seno no necesariamente significa cáncer
Los quistes, abultamientos y pelotitas que aparecen en los senos son muy comunes. Pero es lógico que las mujeres se asusten cuando detectan una bolita en el seno, ya que en algunos casos, pueden tratarse de cáncer de seno. Lo importante es detectarlos a tiempo y acudir al médico inmediatamente para encontrar la causa que los produce, descartar la posibilidad del cáncer, o empezar a combatirlo sin demora.

Cuando Clara vino a verme al consultorio estaba muy asustada porque había encontrado un pequeño bulto en la mama izquierda y enseguida pensó que esta bolita en el seno era cáncer de mama. Su madre tuvo una experiencia similar unos años antes y no quería que la historia se repitiera con ella.

Los quistes
Si algo así te ocurre a ti, al igual que le he dicho a Clara, ¡no te asustes! Posiblemente se trate de un quiste benigno u otro tipo de abultamiento que no tenga que ver con el cáncer. Eso no significa que no debas actuar de inmediato. Al contrario, es muy importante que visites a un ginecólogo(a) (él o la especialista en el sistema reproductor femenino) o a un especialista en mamas (que generalmente son cirujanos, pero no quiere decir que te van a operar), para que evalúe de qué se trata la bolita en el seno y descarte la posibilidad de que sea algo serio.

Los quistes son, tal como te hemos contado en otro artículo, pequeños bultos llenos de líquido que se forman cuando se bloquean las glándulas mamarias. Si bien pueden causar molestias y un poco de dolor, la mayoría de ellos no son cancerosos, en especial cuando la mujer está en edad fértil.

Algunos quistes son tan pequeños que no los puedes ver ni sentir, y solamente se detectan mediante una mamografía, otra razón más para que no dejes de hacerte este examen cuando te lo recomienda tu médico. En otras oportunidades, los quistes aumentan suficientemente de tamaño como para detectarlos mediante un examen manual del seno.

Generalmente, los quistes aumentan de tamaño y pueden doler un poco unos días antes de la menstruación, durante el síndrome premenstrual (SPM), y éste es el momento en que los puedes identificar más fácilmente. Esto se debe a que, debido a los cambios hormonales, se tiende a retener líquido antes del período menstrual. Después de que se termina tu período, los quistes vuelven a su tamaño normal y ya no están tan sensibles. Cuando hay muchos, repartidos por todo el seno, se les llama senos fibroquísticos. En estos casos, también estos bultitos son benignos.

Otras posibles causas de una bolita en el seno
Pero los quistes no son los únicos que pueden producir abultamientos. Una bolita en el seno puede aparecer por otras causas, entre ellas:

Fibroadenomas: son tumores firmes y sólidos, que por lo general no duelen y son más frecuentes en mujeres menores de 30 años. A veces, crecen rápidamente durante el embarazo o la lactancia.
Infecciones o lesiones: Pueden ser provocadas por los modernos piercings, o mientras la mujer amamanta al bebé. A veces, la succión del bebé forma pequeñas grietas alrededor del pezón, por donde las bacterias pueden ingresar y provocar infecciones. Si se bloquea uno los conductos de leche se produce una mastitis, una inflamación dolorosa del seno.
Traumas o golpes al seno: Un golpe en el seno, puede formar un hematoma, o dañar el tejido grasoso de la mama, formando entonces un bulto o necrosis (muerte) del tejido adiposo (de grasa).
Aunque, como ya has visto, abundan las causas para la formación de bultos no cancerosos, pero no debes bajar la guardia, porque hay casos en que la bolita en el seno sí puede deberse a un crecimiento de tipo maligno (un cáncer). Aunque sin que te angusties, en cuanto detectes algo irregular en los senos, debes consultar a tu médico de cabecera o a un especialista para descartar la posibilidad de cáncer.

El cáncer de mama es uno de los que más afecta a las mujeres y una de las formas de combatirlo es su detección temprana. Por eso, además de visitar regularmente a tu ginecólogo(a), no está de más que aprendas tú misma a hacerte un control en casa a través del tacto para detectar, justamente, la presencia de algún bulto o tejido extraño (en este otro artículo, te explicamos cómo hacerlo).

Luego, mantente alerta ante posibles señales y consulta de inmediato al especialista si notas alguno de estos cambios en uno u ambos senos:

Una masa, bolita dura o la piel más gruesa.
Hinchazón, calor, oscurecimiento o enrojecimiento.
Cambio en el tamaño o la forma del seno.
Hoyuelos o arrugas en la piel.
Picazón, úlcera o llaga escamosa en la piel o sarpullido en el pezón.
Hundimiento del pezón o de otras partes del seno.
Secreción repentina del pezón (especialmente con sangre).
Dolor reciente y persistente en alguna parte de la mama.
Una bolita en el seno no es sinónimo de cáncer, pero si de alerta. Pero puede ser una llamada de aviso. Cuidarte y prevenir son la mejor forma de combatir el cáncer. No te dejes llevar por alguno de los mitos sobre los quistes o el cáncer. Además de tus propios controles en casa, es importante que visites a tu médico regularmente para que te examine y desde luego, de inmediato si notas cualquiera de las señales de alerta que mencionamos.

Acceso: https://www.vidaysalud.com

Se dice que, a la hora del placer, las mujeres tienen mucha más sensibilidad física que sus compañeros del sexo opuesto. Sin embargo, muchas veces esto no es suficiente para llegar al orgasmo. Esta condición se conoce como disfunción orgásmica y es más común de lo que se piensa. Descubre por qué algunas mujeres no pueden tener un orgasmo, aún cuando se excitan y logran disfrutar gran parte de la relación sexual.

Página 3 de 35

Acceso sin limites

No tendría palabras para definir el trato que me han brindado sus productores, primero cuando labores para ellos en radio y ahora en esta naciente idea de televisión. Cuando fui elegido para estar de cerca con esta pareja, sentí una gran satisfacción al saber que siguen tomando en cuenta mi labor en este fabuloso mundo del deporte.